¿Por qué es motivo de preocupación mundial?

  • Las infecciones causadas por bacterias resistentes no responden al tratamiento, lo que prolonga la enfermedad y aumenta el riesgo de complicaciones y muerte, además de extender el tiempo en el que el paciente infectado puede contagiar a otras personas y diseminar en la población enfermedades de difícil tratamiento.
  • La prolongación de la enfermedad y del tratamiento, a menudo en hospitales, incrementa los costos asistenciales.
  • El aumento del comercio y los viajes internacionales permite que los microorganismos resistentes se propaguen rápidamente entre países y continentes lejanos.